LE LLAMABAN BRONCO

Texas, 1868

Rose Randolph vuelve al rancho familiar tras haber pasado los últimos años en Chicago. Las ilusiones que tenía puestas en su retorno al hogar se ven pronto truncadas al descubrir que su padre la ha hecho regresar para casarla con un desconocido. Su tristeza y desolación se verán mitigadas por la presencia de un atractivo e inaccesible vaquero que trabaja domando mustangs salvajes a las órdenes de su progenitor, por el que se sentirá irremediablemente fascinada. Gabriel Salas, el hombre con nombre de arcángel, al que todos llaman Bronco.

Bronco Salas no lo ha tenido fácil en los últimos tiempos. Trabaja en Las Claritas, uno de los ranchos más prósperos de la zona, mientras espera poder cumplir una promesa que le hizo a su familia, por la que ha empeñado su vida y su futuro. La llegada de la hija mayor de su arrogante patrón le supone un contratiempo con el que no había contado. Aun a sabiendas de que cualquier relación con la señora Randolph está destinada al fracaso, y que permitirse caer en la tentación que esa mujer personifica sería un gran error, no puede evitar sentirse atraído por ella.

Ciertas historias de amor están condenadas a no suceder, otras, aun pareciendo imposibles, están escritas en el destino desde el principio. La de Gabriel Salas y Rose Randolph es una de ellas…

le llamaban bronco laura sanz

SOBRE MÍ

LAURA SANZ

laura sanz autora

SOBRE MÍ

LAURA SANZ

Laura Sanz nació en Guadalajara en 1974, donde pasó toda su infancia y adolescencia. De espíritu inquieto y muy vivaz, desde edad temprana se interesó por los libros y la escritura. Prueba de ello es que con tan solo 8 años ganó el Premio Garbancito (1983) de Poesía infantil.

En los noventa, su gran pasión por aprender idiomas, la llevó a instalarse en Alemania, donde cursó sus estudios de Traducción, intercalando su carrera con su amor por los libros y su creciente afición por escribir.

Tras su regreso a España, trabajó y residió unos años en el Mediterráneo, antes de establecerse en Madrid, donde reside en la actualidad junto a sus tres felinos, a los que adora, y su marido. Ferviente lectora, vive rodeada de más de tres mil libros, con gran predilección por la literatura inglesa del XIX.

Desde hace un par de años compagina el Grado en Estudios Ingleses con su labor de escritora.

TESTIMONIOS