MY SHINING STAR

¿Puede una persona brillar?

Eso se preguntaba Simón una y otra vez mientras anclaba las pupilas en el cantante de aquel grupo de rock, hasta ese día totalmente desconocido para él.

Sí, una persona podía brillar. Al menos Mike Allen lo hacía, con una potencia tan extraordinaria que incluso él, que jamás se había sentido atraído por nadie del mismo sexo, era incapaz de apartar la vista del escenario.

Estaba fascinado.

¿Puede una persona ser un oasis de paz para otra?

Eso se preguntaba Mike mientras sus ojos recorrían a Simón de arriba abajo con avidez.

Apenas le conocía, pero desde el primer momento que cruzaron sus miradas, sintió una fuerte conexión con aquel hombre moreno de aspecto tranquilo y reservado, tan diferente a él.

Quizá era una locura lanzarse a averiguarlo, pero ¿desde cuándo era él una persona sensata?

My shining star

Dos hombres y una historia de amor.

SERIE HERMANOS LANDVIK

la historia de cas book
la lucha de jan book
la culpa de till book

SERIE WILD WEST

le llamaban bronco

SOBRE MÍ

LAURA SANZ

laura sanz autora

SOBRE MÍ

LAURA SANZ

Laura Sanz nació en Guadalajara en 1974, donde pasó toda su infancia y adolescencia. De espíritu inquieto y muy vivaz, desde edad temprana se interesó por los libros y la escritura. Prueba de ello es que con tan solo 8 años ganó el Premio Garbancito (1983) de Poesía infantil.

En los noventa, su gran pasión por aprender idiomas, la llevó a instalarse en Alemania, donde cursó sus estudios de Traducción, intercalando su carrera con su amor por los libros y su creciente afición por escribir.

Tras su regreso a España, trabajó y residió unos años en el Mediterráneo, antes de establecerse en Madrid, donde reside en la actualidad junto a sus tres felinos, a los que adora, y su marido. Ferviente lectora, vive rodeada de más de tres mil libros, con gran predilección por la literatura inglesa del XIX.

Desde hace un par de años compagina el Grado en Estudios Ingleses con su labor de escritora.

OTRAS NOVELAS

La chica del pelo azul
harry wolf by laura sanz
La irrelevancia de llamarse Poncho